domingo, 5 de octubre de 2008

Nuevas Cuartas de Shostakovich: Rozhdestvensky sí, Haitink no

En este tan musical viaje a Londres que estoy contando poco a poco en el blog pude comprar dos nuevas grabaciones que acaban de salir al mercado de la Cuarta Sinfonía de Shostakovich, una partitura -en acertadas palabras de José Luis Pérez de Arteaga- "genialmente desequilibrada" que me fascina por su capacidad para, haciendo gala de una filiación inequívocamente mahleriana, combinar elementos de lo más dispares para ofrecer un universo dramático, siniestro y grotesco, lleno de recuerdos deformes y de ominosas premoniciones, en el que sólo un corrosivo humor negro alivia el intenso nihilismo. No es de extrañar que tras el rapapolvo de Lady Macbeth el autor tuviera que guardarla en un cajón y esperar a diciembre de 1961 para escucharla.

Su estreno tuvo lugar en Moscú de la mano de Kondrashin, y sólo nueve meses después Rozhdestvensky ofreció su presentación en Occidente. Es precisamente este concierto, que tuvo lugar en Edimburgo el 7 de septiembre de 1962, el que con muy buen sonido ofrece BBC Legends. Y en él resulta admirable como el aún joven director -treinta y un años- acierta en lo expresivo logrando oscilar entre lo trágico, lo sarcástico y lo siniestro sin ningún problema, y ofrecer una interpretación tensa y bien construida de principio a fin.

Es verdad que aún se puede dar una vuelta de tuerca más y acentuar los aspectos atmoféricos y misteriosos, eso sí, y el que final -escalofriante música- resulta excesivamente frío y seco, insuficiencias que Rozhdestvensky paliará en su grabación oficial de 1985, pero aún así la que se acaba de editar es ya magnífica. La Philharmonia, ni que decir tiene, está gloriosa, y sus ácidas maderas de tiempos de Klemperer contribuyen gran medida a la excelencia del resultado. El disco se completa con una ácida suite de Lady Macbeth grabada el mismo año y una insuperable Obertura Festiva (vaya lo que hace el director ruso con esta música tan menor) registrada en 1985 con la London Symphony.

La otra grabación con la que me hice es la recién editada por la Sinfónica de Chicago, una interpretación en vivo dirigida por Haitink en mayo de 2008. Cuando realizó su registro al frente de la Filarmónica de Londres en 1979 los resultado fueron algo decepcionantes, algo que muchos hemos achacado a la falta de sintonía que el holandés tenía por entonces con el universo del compositor, al que llegó poco menos que por petición de la casa discográfica. Se suponía que ahora iba a estar más acertado. ¡Qué chasco! Pasado el tiempo y con algunas versiones memorables en su haber (Quinta, Octava, Undécima, Duodécima, Decimocuarta), Haitink nos ofrece ahora una interpretación aburrida en la que su habitual objetividad se transforma aquí en frialdad y escasa variedad expresiva, echándose de menos un acercamiento mucho más visceral y corrosivo, con mayor sentido del humor negro y contrastes más marcados.

Ahora bien, el grandioso y terrible clímax final y una coda especialmente inquietante terminan elevando el nivel. El interpretativo, claro, porque el ejecucional es portentoso: parece bastante difícil tocar esta obra mejor aún que como lo hacen los músicos de Chicago y escucharla más minuciosamente diseccionada que como lo hace la batuta de Haitink. El DVD adicional aporta una especie de documental teatralizado "en público" (con subtítulos en castellano salvo en las entrevistas) francamente bien hecho, pero que aportará más a los que se acercan por primera vez a Shostakovich que a los muy admiradores del autor, que son, al fin y al cabo, los únicos a quienes se puede recomendar esta interpretación que sirve para admirar mejor que nunca el entramado orquestal de la genial partitura, pero no para emocionarse con la pluralidad de significados que encierra.

7 comentarios:

Jesús Castro dijo...

Rozhdestvensky es desde mi punto de vista el director que mejor ha sabido interpretar a Shostakovich.
Me alegra saber que editan una nueva versión en vivo de una obra tan magistral bajo su batuta. Gracias por la información.

FLVM dijo...

De nada. A mí también es Rozhdestvensky quien más me gusta para este autor, aunque para sus sinfonias en general y para la Cuarta en particular no puedo prescindir de Rostropovich, muy distinto y revelador.

Nemo dijo...

¿Cómo queda Kondrashin en lo que toca a la Cuarta?

De Rozhdestvesky hay más versiones en vivo publicadas en CD (puede verse en Amazon). Se trata de una versión "rusa" grabada en vivo en 1987. Supongo que será una visión madura de la obra.

Rozhdestvensky y Sanderling son -para mi gusto- los dos directores que traducen mejor a Shostakovich, por encima de Kondrashin y Mravinsky en general. En occidente la visión ha sido más parcial y hollywoodiense (digamos el Bernstein de la Séptima, el Karajan de la Décima, o el Solti de la Octava, etc.)

Habría estado bonito que Klemperer grabara algo de Shostakovich en estudio, o que hubiera quedado algo registrado con buen sonido, porque asocio a los dos músicos siempre por afinidad sonora y cáustica.

Nemo dijo...

¿Cómo queda Kondrashin en lo que toca a la Cuarta?

De Rozhdestvesky hay más versiones en vivo publicadas en CD (puede verse en Amazon). Se trata de una versión "rusa" grabada en vivo en 1987. Supongo que será una visión madura de la obra.

Rozhdestvensky y Sanderling son -para mi gusto- los dos directores que traducen mejor a Shostakovich, por encima de Kondrashin y Mravinsky en general. En occidente la visión ha sido más parcial y hollywoodiense (digamos el Bernstein de la Séptima, el Karajan de la Décima, o el Solti de la Octava, etc.)

Habría estado bonito que Klemperer grabara algo de Shostakovich en estudio, o que hubiera quedado algo registrado con buen sonido, porque asocio a los dos músicos siempre por afinidad sonora y cáustica.

Fernando López Vargas-Machuca dijo...

De Kondrashin he escuchado dos cuartas. La de Melodiya con la Filarmónica de Moscú (no sé muy bien si 1962 o 1964) es muy buena, opero no del todo siniestra ni inquietante (o al menos eso es lo que tengo apuntado). Y luego hay una con la Concertgebouw de 1971, editada por la orquesta, que cuando la escuché me pareció sensacional, muy dramática, aunque no me pareció la dirección más perfecta de todas. También tengo la del estreno en Alemania, pero aún no he tenido la oportunidad de ponerla.

Nemo dijo...

No consigo detectar esa Cuarta con Rozhdestvensky de 1985. ¿Podrías apuntar la orquesta y el sello?

A mi esta versión de la BBC no acaba de gustarme del todo. Tengo una de estudio, que creo que es a la que te refieres, con la Orquesta del Ministerio de Cultura de la URSS, que es fabulosa, y que se enmarca en su ciclo de las 15 sinfonías. Supera en sonido y tensión a la grabación en vivo de la BBC, creo. Un ejemplo: el final de la sinfonía.

Fernando López Vargas-Machuca dijo...

Esa Cuarta de 1985 es precisamente la que citas de su ciclo oficial. Coincido contigo, como ves, en que es mejor que la que comento en esta entrada. Aún mejor, diría yo. Saludos.