sábado, 25 de julio de 2009

Solti nos cuenta su vida

Aunque lleva ya mucho tiempo en el mercado, hasta ahora no he podido ver este DVD editado en 2001, con subtítulos en castellano no siempre acertados, por el sello Arthaus. Me ha gustado muchísimo. ¿Qué distingue a este documental biográfico sobre Sir Georg Solti de muchos otros sobre músicos y artistas en general que circulan por ahí? Dos factores fundamentales.

Solti_making_maestro
El primero, el extraordinario gancho verbal del propio Solti, quien lleva él solito casi todo el peso de la narración a lo largo de más de hora y media. Le vemos ya muy anciano, escasas semanas antes de fallecer (nos dejó el 5 de septiembre de 1997), pero aún lleno de esa vitalidad portentosa que hasta el último momento mostró sobre el podio.

Nos cuenta toda su vida, incluyendo sus problemas durante la II Guerra Mundial por el hecho de ser judío, el profundo desprecio que durante años sintió hacia su Hungría natal cuando tras el conflicto bélico fue desdeñado como director, las tribulaciones adúlteras de las que serían sus esposas -ambas estaban casadas cuando le conocieron, la terrible campaña en su contra del público del Covent Garden -lanzamiento de verdura incluido- y la felicidad que le reportó, siendo ya bastante maduro, el nacimiento de sus hijas. Y nos la cuenta no sólo con enorme franqueza, sino también con un entusiasmo que engancha desde el primer minuto hasta el último.

El segundo factor es el magnífico trabajo del director de la filmación, Peter Maniura, quien no solo realizó un gran esfuerzo en la búsqueda de localizaciones, sino que también supo mostrarse objetivo pero en absoluto aséptico, ágil pero no atropellado, además de habilísimo en el montaje y muy sensible en el aspecto musical. Ejemplar, en este sentido, la utilización del final de la Decimoquinta Sinfonía de Shostakovich -en filmación dirigida por Solti que debe de existir íntegra por ahí- para los últimos minutos de este estupendo documental, imprescindible para todos los que somos admiradores del maestro húngaro.

No hay comentarios: