jueves, 4 de febrero de 2010

Jansons dirige y ensaya El mandarín maravilloso

A partir del próximo domingo 7 el director letón Mariss Jansons (Riga, 1943) realizará al frente de la portentosa orquesta del Concertgebouw, de la que es titular desde 2004, una gira por España que incluye visitas a Murcia -donde espero escucharle-, Valencia, Zaragoza y Madrid. Por ese motivo traigo aquí este breve DVD editado por Arthaus que procede de un trabajo televisivo, de fines claramente promocionales, en el que el maestro ensaya y dirige la genial suite de El mandarín maravilloso al frente de la que fue su orquesta entre 1979 y 2002, la Filarmónica de Oslo.


El documental, independientemente de los inexcusables elogios que los instrumentistas tienen que dedicarle al maestro, deja entrever la gran calidad humana de Jansons, su trato educadísimo, su profesionalidad, su amor al trabajo y su pasión a la música. Virtudes todas ellas que explican en gran medida el éxito de su carrera internacional, toda vez que como artista, al menos para quien suscribe, dista de ser un gran director: los desiguales resultados de su intensa labor discográfica saltan a la vista.



Por fortuna este Bartók está bastante bien, haciendo gala -véase video de YouTube- de las mejores virtudes del maestro: entusiasmo, calidez y un notable sentido tanto del ritmo como del color. El lenguaje bartokiano es irreprochable y Jansons hace gala de un buen olfato para la narración. ¿Qué le falta a esta lectura para ser genial? Pues además de un más minucioso trabajo de disección orquestal -la claridad nunca ha sido el fuerte de nuestro artista-, pienso que una mayor dosis de imaginación, visceralidad y compromiso expresivo no vendría nada mal a esta partitura en la que la última palabra la dijeron Claudio Abbado y Pierre Boulez. En cualquier caso el DVD, de imagen y sonido mejorables para estar grabado en 1997, se ve con agrado y se disfruta en su contenido musical.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Una pena que al final Jansons no vaya a dirigir la segunda de Rachmaninov (una de sus especialidades) sino la cuarta de Brahms. Mi gozo en un pozo. Aún así espero disfrutar del concierto. Un saludo.

FLV-M dijo...

No es una pena: es una putada. He escuchado la toma radiofónica de la Segunda de Rachmaninov que ofrecio la semana pasada en el propio Concertgebouw y me ha gustado bastante, aun sin entusiasmarme. Pero también he escuchado u Cuarta de Brahms a cargo de los mismos intérpretes (diciembre de 2009) y... vaya tela. Aquí va loo que he apuntado n mi particular bloc de notas:

"Haciendo uno de unos tempi tendente a la lentitud y de bastante calma para explicar la partitura, Jansons ofrece una dirección que pretende ser equilibrada y esencial, pero que termina resultando aséptica, blanda, morosa y aburrida, centrada exclusivamente en la belleza sonora y carente de cualquier sentido dramático. El último movimiento resulta de una blandura inaceptable."

Pues eso: una putada. El Sibelius, me temo, también deja que desear. Si lo sé, no me compro la entrada.