domingo, 31 de octubre de 2010

El Oro del Rin por Mehta y La Fura

En este blog ya he hablado bastante del Anillo del Nibelungo de Zubin Mehta y La Fura dels Baus en Valencia, tanto en lo que se refiere a la escena (enlace) como a la dirección musical (enlace) y a las voces (enlace), toda vez que pude asistir al segundo de los ciclos completos -el que tuvo a Plácido Domingo como Siegmund- que ofreció el Palau de Les Arts en junio de 2009. En principio no hay necesidad de repetir lo ya dicho, pero como el Teatro de la Maestranza va a presentar -bajo la batuta de Pedro Halffter- la primera entrega de la referida Tetralogía, quiero apuntar algunas cosas a partir el visionado que he realizado del Blu-ray correspondiente al Oro del Rin, que por lo demás, y aun contando con un elenco casi idéntico, no es el mismo que yo vi: éste se filmó entre los meses de abril y mayo de 2007.

En su momento me gustó muy poco la dirección del Rheingold. Así lo dije y así lo escribí, recibiendo sendos rapapolvos (con buen rollo, eso sí) de dos wagnerianos tan ilustres como Justo Romero y Pedro González Mira. Únicamente Ángel Carrascosa estuvo de acuerdo conmigo (enlace). Pues bien, escuchado este Blu-ray debo decir dos cosas. Una, que en este Oro de 2007 Zubin Mehta trazó la arquitectura con mayor tensión interna (léase “menor flacidez”, por no decir “menor desgana”) que en 2009. Segundo, que pese a lo dicho me sigue pareciendo la suya una realización muy floja.

Por descontado que el maestro indio demuestra en todo momento que es (¿alguien lo duda?) un gran director, obteniendo un rendimiento fabuloso de la espléndida Orquesta de la Comunidad Valenciana, desgranando la partitura con una claridad admirable y ofreciendo un fresco sonoro de riquísimo colorido. Pero a mi entender falla en algo fundamental: el concepto. El Oro del Rin es un drama tenso, sarcástico, de sonoridad áspera y colores terrosos. Mehta se concentra -creo que equivocadamente- en los aspectos más líricos, al tiempo que en su loable intento de huir de la ampulosidad y la retórica vacua termina vaciando a la partitura de aquello que le precisamente le da su sentido, es decir, su asombroso carácter narrativo y su extraordinaria fuerza dramática. ¿Una dirección mediocre, pues? Digamos que se trata de la realización muy poco convincente de un gran director.

El elenco canoro dista de ser el ideal, pero es de lo mejorcito que hoy día se puede escuchar. Correctísimo el Wotan de Juha Uusitalo, aquí en mejor forma vocal que en las funciones de 2009, donde se encontraría sensiblemente cansado. Estupenda la Fricka de Anna Larsson. Muy interesante el Loge de John Daszak. Irreprochable el Mime de Gerhard Siegel (aunque encontré preferible a Niklas Björling Rygert). Sólida la Erda de Christa Mayer (yo escuché a Daniela Denschlag). Solvente Stephen Milling como Fafner. Y sencillamente sensacional -mejor de voz en el Bluy-ray que un par de temporadas más tarde- el Fasolt de Matti Salminen. Los demás alcanzan un buen nivel. Solo hay un borrón, no precisamente de menor importancia: el Alberich de Franz-Josef Kapellmann, voz mediocre mal utilizada por un barítono que no sabe moverse en escena. ¿No había otro cantante disponible, o es que tenía Helga Schmidt algún compromiso?

La producción de La Fura, no soy el primero en decirlo, alcanza en Rheingold sus más altas cotas. Se puede -y se debe- reprochar el descuido de algo tan básico como es la dirección de actores, pero todos los reparos terminan dejándose a un lado frente a tan impresionante derroche de imaginación visual. Este Oro es una demostración de cómo se puede ser antiguo y moderno al mismo tiempo; de que se puede respetar a Wagner sin perder las señas de identidad fureras; de que se puede reinterpretar la tradición desde una óptica del siglo XXI sin atentar contra la dramaturgia wagneriana; y de que, en definitiva, el talento controlado por la sensatez se termina imponiendo por encima de la provocación gratuita (muy “políticamente comprometida”, eso sí) de muchos directores de la actualidad. Este Oro del Rin ya se ha convertido en un clásico: tienen suerte los que lo podrán ver en Sevilla.

En cuanto al Blu-ray, de espléndida calidad audiovisual, si resulta imprescindible es precisamente por el trabajo de Carlus Padrissa y su equipo. Pero quien desee disfrutar de una versión musical en condiciones, tiene en DVD otras dos mucho más logradas, las dirigidas por unos tales Herbert von Karajan (enlace) y Daniel Barenboim (enlace) respectivamente.

7 comentarios:

Pablo J. Vayón dijo...

A mí la dirección musical (del DVD) también me ha decepcionado considerablemente por su blandura, quizá porque esperaba mucha más carne, más contraste y más intensidad (aunque debo de reconocer que yo no tuve la suerte de verlo en Valencia y que El oro del Rin tampoco es que sea una obra que me apasione precisamente).

FLV-M dijo...

Pues ya somos tres a los que este Oro nos parece, por parte de Mehta, blandito, blandito...

Ya nos contaréis como lo hace Halffter. De momento ha avisado de que son dos horas y cuarenta minutos, o sea, que va tan lento como Mehta. Ahora lo que está por ver es si consigue ofrecer la tensión (¡y el idioma!) que le faltan a su prestigiosísimo y veterano colega.

Andrés dijo...

El pasado miércoles estuve por la tarde en el Maestranza para acompañar a unas alumnas y un alumno de 2º de bachillerato que están realizando, para el periódico digital del centro, un reportaje sobre "El oro del Rhin". Ellos estuvieron como una hora durante un ensayo conjunto (igual que una representación, pero sin vestuario) y yo, por aquello de la crítica, me salí a los 5 minutos. Pero fue suficiente para comprobar que Halffter imprime mucha mayor tensión y energía a la dirección musical que Mehta. Luego hablamos durante otra hora con el director de La Fura, Carlus Padrissa, y nos comentó que se ha sorprendido al comprobar que a Halffter la ópera le dura unos 20 minutos menos que a Mehta y que ha podido apreciar detalles que con el hindú no vío.
Yo sólo pude escuchar la escena del descenso al Nibelheim, uno de los mejores momentos escénicos de esta producción y que, en lo musical, sonaba con un relieve y una fuerza que no recordaba del DVD.
Por cierto, que aún disfruté más al ver cómo mis alumnos, de un barrio del exterior de Sevilla, se quedaban asombrados durante los ensayos (yo ya les había puesto una versión resumida del DVD y les había explicado el argumento y la simbología) y cómo respondían al unísono que sí a la oferta de Rocío de que asistiesen al ensayo general de mañana día 2. Conclusión: aún queda margen para la esperanza, la LOGSE tiene cura.

FLV-M dijo...

Pues me alegro muchísimo de saberlo, aunque habría que hacer algunas puntualizaciones en cuanto a la duración.

El Oro le dura a Mehta en la grabación 2 horas 38 minutos, aproximadamente (lo acabo de comprobar con el disco puesto, eliminando la introducción y los aplausos). Me parece que en 2007 le duró más aún y que se acercó a las dos horas y tres cuartos. Un soberano coñazo, lo juro: si no hubiera sido por La fura...

A Keilberth, por citar a un director al que le cabe en dos discos, el "Loro" le duran 2 horas 21 minutos. ¿Realmente Halffter se ha ido al extremo rápido? A lo mejor Padrissa ha exagerado un poquillo con eso de que le dura 20 minutos menos que a Mehta. Estaría bien que lo cronometráseis, por curiosidad.

Ahora voy a lamentar no ir a ese Oro, pero la economía manda: o eso o The turn of the Screw en el Real, y como el "Loro" ya lo vi en Valencia y el Britten lo adoro... ¡Malditos recortes!

FLV-M dijo...

En mi comentario anterior, donde dije "en 2007 le duró más", debe decir "en 2009 le duró más", obviamente. 2007 es el año de la filmación, 2009 el de la reposición, cuando se hizo el ciclo completo.

Amidala Gainsbourg dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
FLV-M dijo...

Muchas gracias. Ha sido un Oro lento, pues. Sobre los resultados de la dirección de Halffter he recibido comentarios muy contrapuestos, pero como yo no he estado no puedo añadir nada. Saludos.