miércoles, 19 de agosto de 2015

Primer disco de Nelsons en Boston: Décima de Shostakovich

Andris Nelsons debuta discográficamente con la Sinfónica de Boston y Deutsche Grammophon en esta grabación en directo, realizada en abril de 2015, de la Décima Sinfonía de Dmitri Shostakovich. El sello amarillo ya anuncia, con el título de Bajo la sombra de Stalin, los registros de las sinfonías Quinta a Novena. Paralelamente, C Major ha editado en DVD y Blu-ray la Octava con la Orquesta del Concertgebouw, y avisa que poco a poco irá apareciendo ¡el ciclo completo de las sinfonías del autor! De hecho, Cuarta y Quinta se anuncian para el próximo octubre. Si a esto añadimos que Nelsons tenía grabada desde hace algún tiempo la Séptima en Birmingham y que en la Digital Concert Hall de la Filarmónica de Berlín ya hemos conocido interpretaciones suyas de la Sexta y la Octava, queda claro cuál es uno de los compositores favoritos del aún joven maestro letón.


Confieso que le temía un poco a los resultados, sobre todo en el movimiento inicial, a tenor de sus recreaciones de la Octava en Berlín y Ámsterdam: la primera me parece un tanto blanda y despistada y la segunda, aunque sin duda más conseguida, tampoco acaba de convencerme. Aquí, sin embargo, no hay problema alguno: el Moderato inicial, particularmente difícil de construir con un tempo tan lento como el de Nelsons (25'39'' frente a los 22'35'' de Karajan o los 21'25'' de Previn, para que se hagan una idea), está trazado de manera irreprochable en sus tensiones y distensiones, mientras que el resto se encuentra dicho con intensidad bien controlada, atención al detalle y mucha sinceridad expresiva.

Estilísticamente, además, la interpretación es certera, sin necesidad de cargar las tintas en la virulencia expresionista tanto como un Rozhdestvensky pero sin caer tampoco en las sonoridad ´"romántica" de la por otra parte extraordinaria recreación de Karajan de 1981: aquí la aspereza sonora, la agresividad, lo atmosférico y el humor sarcástico se aplican en cantidad suficiente, con moderación pero sin llegar a lo descafeinado. El final, por ventura, no lo aborda Nelsons con especial triunfalismo sino más bien con acertada ambigüedad, pese a que en la carpetilla afirme que "con la repetición frenética de D-S-C-H, escucho a Shostakovich decir a Stalin tú estás muerto pero yo todavía vivo, todavía sigo aquí". Cuestión esta que sigue sometida a debate, claro: hace algunos años escribí sobre ello para la Filarmónica de Gran Canaria. En cualquier caso, interpretación de muy alto nivel: aunque las interpretaciones digitales de Karajan y Previn, que he vuelto a escuchar para la ocasión, me siguen pareciendo las referencias, ésta se sitúa solo un escalón por debajo.

El disco de Nelsons se completa con una abrumadora, tremebunda interpretación de la Passacaglia de la ópera Lady Macbeth, dicha desde el podio con la más absoluta convicción y tocada por la orquesta al nivel que en ella se espera, es decir, de manera portentosa. Lástima que la toma sonora –he escuchado la grabación en la descarga HD, no en el compacto– recoja algo de ruido del público y resulte algo más reverberante de la cuenta. También es un poquito áspera, pero eso no le viene precisamente mal a este compositor.

5 comentarios:

Bruno dijo...

Escuché la tramsmisión de los Proms. Me gustó. Y casi me cuela los dos últimos movimientos que nunca me acaban de cuadrar del todo.

Nemo dijo...

Stokowski tiene una décima con Chicago asombrosa (en vivo), publicada por la propia orquesta en un paquetón de grabaciones variadas.

Fernando López Vargas-Machuca dijo...

Muchas gracias por las aportaciones, Bruno y Nemo.

La versión de Stokowski en Chicago, altamente elogiada en su momento por José Luis Pérez de Arteaga, sí que la conozco. Confieso que no me entusiasmó. Aquí van las notas que tomé sobre ella:

"La respuesta orquestal es admirable, pero la batuta se decanta por lo superficial y no ahonda en los aspectos más atmosféricos e inquietantes de la partitura. La planificación del primer movimiento presenta irregularidades en su construcción y varios efectismos. El segundo es absolutamente arrollador y espectacular, aunque no muy sincero."

Un cordial saludo.

Bruno dijo...

Yo la que tengo de esos intérpretes es una muy buena sexta junto con el ballet la Edad de Oro en RCA. Nunca lo he visto reeditado. Fué la que más me ha gustado hasta llegar Bernstein con ese asombroso primer tiempo. Aguantó la comparación con otras sextas muy bien.

Jose M. López dijo...

¿Han escuchado la entrega de este año? Sinfonías 5,8,9 y música para Hamlet.